Problemas después de tomar una cápsula probiótica

Visión de conjunto

Los probióticos son un suplemento nutricional que contiene microorganismos no dañinos y vivos, similares a los que se encuentran en el sistema digestivo, que actúan para proporcionar beneficios de salud a la persona que los toma. Un número de diferentes organismos probióticos se encuentran en los suplementos, la mayoría de los cuales contienen especies bacterianas de Lactobacillus y Bifidobacteria. Se cree que los probióticos proporcionan algún beneficio al sistema digestivo e inmunológico. Se utilizan a menudo después de un curso de la terapia antibiótica. Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar su efectividad. Algunos problemas también están asociados con su uso.

Reacción alergica

Es posible que los probióticos provoquen una reacción alérgica en algunas personas que la toman. Los síntomas de una reacción alérgica incluyen urticaria, picazón, sibilancias, dificultad para respirar e hinchazón de la cara y la garganta. La Universidad de Maryland Medical Center informa de un caso de una reacción alérgica grave llamada anafilaxia. La anafilaxia afecta a todo el cuerpo y es una situación potencialmente mortal que requiere intervención médica inmediata. Los signos de anafilaxia son la confusión mental, el habla arrugada, dolor abdominal, náuseas, diarrea, latidos cardíacos irregulares y posiblemente pérdida de conciencia y muerte.

Síndrome de drenaje excesivo

El síndrome de drenaje excesivo puede ocurrir con el tratamiento probiótico extendido. Se cree que ocurre de diferentes colonias de bacterias que compiten cuando los probióticos se introducen por primera vez en el tracto digestivo. Los síntomas incluyen diarrea, gases, hinchazón, dolor de cabeza, estreñimiento y posiblemente deshidratación. Los síntomas pueden persistir durante varios días. Mientras toma los probióticos, puede ayudar a reducir las posibilidades de desarrollar un síndrome de drenaje excesivo al introducir el suplemento en dosis cada vez más lentas, tomar un suavizante de heces, aumentar la cantidad de fibra en la dieta y beber mucha agua.

Riesgo de infección

Los probióticos deben ser utilizados con cuidado por personas que tienen condiciones que causan un sistema inmunológico debilitado o suprimido, como el VIH / SIDA, la quimioterapia y la terapia con fármacos inmunosupresores tras un trasplante de órganos. Las bacterias en los probióticos pueden causar una infección suprayacente que requiere tratamiento con antibióticos. Los que tienen válvulas artificiales en su corazón sólo deben tomar probióticos bajo la supervisión del médico debido al riesgo de desarrollar una infección cardíaca rara.

Fiabilidad del producto

Los probióticos son clasificados como suplementos dietéticos por la FDA y como tales no están regulados para la eficacia, la dosificación y la seguridad. Al comprar un suplemento probiótico, elija uno de un fabricante de renombre, tienda de alimentos saludables o tienda de nutrición. Existe una gran variabilidad en el contenido de las diferentes marcas, incluyendo la cantidad y tipo de organismos utilizados, ya que no se han establecido estándares. Mantener los microorganismos vivos intactos desde el estante hasta su tránsito a través de los intestinos también puede ser un problema: AltMD informa que un estudio de 25 productos lácteos y 13 suplementos en polvo encontró sólo el 33 por ciento contenía organismos vivos y sólo el 13 por ciento contenía todos los organismos listados en la etiqueta .