Remedios para el dolor articular de correr

Visión de conjunto

Aunque el deporte puede ser mentalmente calmante y emocionalmente relajante, correr es bastante exigente físicamente en el cuerpo. Con cada golpe de pie, sus tobillos, rodillas y caderas sufren una fuerza significativa de impacto. Como resultado, muchos corredores experimentan dolores y molestias en estas articulaciones. Afortunadamente, varios remedios para el dolor articular a menudo pueden aliviar este efecto secundario negativo de correr.

Terapia Fría

Cuando el dolor articular surge por primera vez, a menudo se siente como una quema intensa en las zonas afectadas. Use terapia fría para calmar este dolor ardiente y reducir la inflamación alrededor del área. Cuando algo frío se coloca contra la piel, hace que los vasos sanguíneos se contraigan. Como resultado, menos sangre y fluidos fluyen hacia el área. Dado que estos fluidos son responsables en última instancia de la inflamación, la aplicación de frío debe prevenir y / o reducir la inflamación significativamente. En general, la terapia con frío se utiliza poco después de que ocurre el dolor articular, mientras que la terapia con calor se utiliza como un tratamiento de seguimiento. Las opciones de terapia fría incluyen paquetes de hielo, compresas frías o compresas frías.

Terapia con calor

Cuando sus articulaciones estén doloridas y adoloridas, use la terapia de calor para aliviar el dolor. El calor es algo más que un analgésico. Cuando el calor se aplica a la piel, hace que los vasos sanguíneos se ensanchen. Como resultado, más sangre fluye dentro y fuera de la zona y mejora la circulación general. Este efecto es beneficioso porque permite que las toxinas dañinas se lleven lejos de la articulación. El calor también reduce la rigidez de las articulaciones y aumenta la amplitud de movimiento de la articulación, lo que facilita significativamente la actividad física, como correr. Terapia de calor podría incluir el uso de mantas eléctricas, almohadillas de calefacción, baños calientes, toallas calientes, bañeras de hidromasaje y cera de parafina.

Medicación

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o acetaminofén (Tylenol) se pueden utilizar para aliviar eficazmente el dolor de las articulaciones. Los AINEs incluyen aspirina, inuprofeno y naproxeno. Una vez consumido, el paracetamol actúa bloqueando los receptores del dolor en el cerebro, mientras que los AINE previenen la transmisión de los impulsos del dolor de un nervio a otro. Ambos medicamentos son analgésicos eficaces, pero sólo los AINE pueden disminuir la inflamación. Tomar acetaminofén o NSAID intermitentemente es generalmente bastante seguro. El uso a largo plazo, sin embargo, puede causar efectos secundarios severos. Por esta razón, es beneficioso contactar a su médico si usted planea tomar estos medicamentos durante más de unos días o si actualmente está tomando otros medicamentos.

Remedios naturales

Mientras que algunas personas confían en productos farmacéuticos para aliviar el dolor, otros dependen de remedios naturales. Aunque estos remedios generalmente no son probados médicamente, proporcionan alivio del dolor para algunas personas. De acuerdo con Natural-HomeRemedies.com, los siguientes remedios caseros pueden aliviar el dolor en las articulaciones de correr: beber 1 cucharadita. De cúrcuma en la leche caliente, el consumo de 15 gramos de jugo bathu todos los días, frotando la articulación dolorosa con vinagre caliente o aceite de oliva, y comer un montón de plátanos.